sábado, 7 de marzo de 2020

AVALANCHA DE NOTAS DE AMOR Y AMISTAD POR SAN VALENTÍN

El viernes 14 de febrero se desbordó el Buzón del Amor del IES Itálica. Las notas de amor y amistad superaron todas las expectativas. La Biblioteca bullía de emoción y las notas rosas, agotadas, se transformaban en blancas y verdes, tal vez soñando ya con el próximo Día de Andalucía...





¿Y qué decir del muro de los "Te quiero" propuesto por la asignatura de Francés? 
Nos rendimos a la lengua de l'amour avec Le mur des Je t'aime...Oh, là, là!!!


viernes, 14 de febrero de 2020

ENCUENTRO LITERARIO CON MARÍA SANZ

POETA MARÍA SANZ, LLENA ERES DE GRACIA, DE LUZ Y DE VERBO



     La mañana se encamina al mediodía envuelta en un gris poético que abriga del ruido del griterío escolar. Ha llegado al instituto Itálica, con parsimonia y con tiempo suficiente como para no dejarse embestir por la aceleración del ritmo inquisidor que la vida nos impone, una mujer envolvente, una poeta de luna llena que trae al centro la escuela de antaño, la de la fascinación por la figura del profesor, la del silencio y el interés cultural, la del apego al libro, la del horizonte universitario, la de la escucha significativa. Su voz es docta y sus gestos, catedráticos de vida plena.



     Viene a poner su dicción al servicio de unos alumnos que tienen la edad con la que ella empezó a escribir poesía. Quedan lejos aquellos años en los que, tras un viaje a la Soria natal de su abuelo, encontró la vocación poética; pero su exquisita y melancólica memoria evocativa traen hasta el aula de 2º D los ecos cercanos de una época de felicidad asociada a los escenarios de la infancia. Quienes hoy tienen 13 años escuchan con sorpresa cómo María Sanz les asegura que fue "muy feliz en el instituto" y que "la poesía es algo muy natural, muy normal". Les explica también que a la poesía se llega por vocación y que la lectura es fundamental para poder escribir. Antes de sumergirse en la lectura de una selección de poemas escritos en diferentes épocas, María Sanz les cuenta que no ha tenido hijos y que la poesía le ha dado muchas satisfacciones en su vida como, por ejemplo, el haber conocido a poetas como José Hierro, Félix Grande o Gloria Fuertes. Tras hacer un guiño a la actualidad y explicarles que escribir poemas no es comparable al programa de televisión Operación Triunfo y que requiere mucha constancia y sacrificio, la poeta sevillana propone a su audiencia un recorrido por distintos lugares que en un momento u otro de su vida inspiraron su creatividad.




     El itinerario empieza en un lugar muy cercano al instituto y más cercano aún a su nombre. Lo dedica a Trajano cuando se marcha de Itálica. Y de aquí se escapa a Sevilla, donde ofrece un paseo por el casco antiguo de una "ciudad a solas". Luego va camino del colegio, cuando era "una niña, camino de la vida", cuando era "invierno en todas partes". A continuación se detiene en la tienda de ultramarinos que su abuelo puso cuando se vino desde Soria hasta Sevilla y que estaba situada frente a los Jardines de Murillo. Y es entonces, tras el recuerdo de su "privilegiada infancia" cuando lee un poema dedicado a su ciudad natal:

SI NO EXISTIERAS TÚ, SI NO EXISTIERAS,
urbe mía de fuego y hermosura,
templo del azahar, jirón celeste,
sucedería el tiempo de otra forma.
Si no fuese adorable tu milagro
nuestro de cada día o madrugada,
urbe grácil de incienso y alhucema,
ese tiempo distinto perdería
la falaz ilusión de poseerte.


                                                 (de DOMUS AUREA, 1999)  





     Después son su azotea o la finca familiar de Alcalá de Guadaíra donde disfrutó hasta los nueve años del huerto, del gallinero, del palomar, de los árboles frutales y de la alberca de agua helada que servía de piscina, y que también fue fuente de inspiración poética, los lugares que la trasladan hasta ese "primer reino" que cimienta la geografía humana, cuando "la blanca intemperie de la casa antigua brotaba del silencio" o donde "la luna llena se transparentaba en los eucaliptos".  

     El templado recorrido finaliza en unos poemas que aún no están publicados y que permiten coger un vuelo hasta la antigua Persia. Los versos están inspirados en el libro del escritor turco Orhan Pamuk titulado Me llamo rojo, que hace posible viajar hasta el siglo XVI, cuando el sultán desea inmortalizar su figura en un lienzo, pero la ley islámica lo prohíbe. María Sanz rinde homenaje en sus poemas a aquellos maestros ilustradores de la época y recuerda al poeta Hafez de Shiraz, ciudad localizada al suroeste de Irán, para elogiar con admiración un país en el que la poesía es absolutamente imprescindible. 


     
     Se cierra la lectura y se abre el preludio a la despedida. Es entonces cuando la poeta se refugia en la musa que la ayuda a escribir poesía, en la magia que contribuye a hacer la métrica. Porque es la música de fondo (soul, pop, jazz, clásica o rock) quien mece su talento y lo acuna en la palabra. 


     "Cuando seáis mayores y escuchéis música clásica, entenderéis que lo clásico engancha. Ella misma os guiará y comprobaréis que la necesitáis". Así les explica a los alumnos la grandeza de la música y su importancia en la vida. 

     Para ser poeta, asegura, es necesario "el don de la sensibilidad" acompañado de un "hacerse", porque "la poesía tiene un trasfondo culto y una necesidad de lectura". 

     ¡Cuánto aprendido! ¡Cuánto soñado! ¡Cuánto imaginado! ¡Cuántos olores, sabores y recuerdos contagiados! ¡Cuánta palabra capaz de aislar del ruido de los pasillos, de la vida que sale y entra, que viene y va! No volverá el momento, pero sí su recuerdo. Aquí estuvo María Sanz, leyendo, enseñando, transmitiendo, serenando y emocionando...Y podremos decir: fuimos privilegiados...Y lo decimos: somos privilegiados.


viernes, 13 de diciembre de 2019

A BELÉN, ITÁLICA


El Belén literario del IES Itálica ha llegado un año más, y se ha montado en un momento, de manera espontánea, bajo la dirección de nuestro artista Javier González y la inspiración espiritual...

Los libros dan al Adviento un toque de distinción divino...
El nacimiento da a los libros un cobijo celestial...







sábado, 7 de diciembre de 2019

NOS MARCAMOS UN "BIBLIOZAPATEADO"


El curso 2019-2020 arrancó cañí en nuestra Biblioteca. Con motivo de la celebración del Día Internacional del Flamenco, nuestro compañero Javier González, dando muestras, una vez más, de su sensibilidad artística, recurrió al cartón para dar vida a un bailaor y una bailaora que, durante unos días, nos han amenizado nuestra sala flamenca.


Entre dos palos del Flamenco,
ambos unos de un once de noviembre,
se asoman al escaparate
dos figuras del baile bimembre.

Cimbrean cinturas al compás
de una guitarra despierta
que siempre nos hace soñar.


viernes, 12 de abril de 2019

GLORIOSA SEMANA SANTA DE SANTIDAD RECICLADA





Nazareno de los Libros,
Señor de la Inspiración,
Redentor de la memoria
de la santa obligación.

Ese Cristo de vanguardia,
Señor de la Conjugación.
Reciclar es lo primero,
una sana satisfacción.  

Creado hace dos años
resurge con fascinación
en este portal milagro
de una pura devoción.

Tirabuzón de papel,
rostro de tanto sufrir,
el del tabloide cortado
en mil lamentos forjado.


Y esos cofrades del Itálica del Santo Señor de la Inspiración, Conjugador de verbos de amor, que al cielo no quieren mirar. 
La lluvia no les afectará en estos días de exaltación. 
Entre libros y silencios procesionarán ceremoniosos, ocultos y solitarios, testigos de un tiempo de conversión.

De papel van revestidos y entre letras se rebullen, 
rescatan un sentimiento del que nunca huyen…

Nuestra biblioteca en tiempo de cuaresma nos lee, cuando a mirarla nos detenemos, que papel tintado somos y que en papel mojado nos convertiremos…


Paso a paso, la Semana Santa viene llegando...
Paso tras paso, se irá marchando...

















miércoles, 27 de febrero de 2019

OH, L' AMOUR!

Febrero es el mes del amor. Bueno, uno de ellos. El que nos han querido hacer creer que abandera un sentimiento intemporal y universal...Pero el amor está en el aire, en la tierra y en los meses, en todos ellos...Grises o floridos, fríos o templados, ardientes o congelados, alegres o melancólicos...

La biblioteca del IES Itálica acoge una muestra de cuánto amor ha ido surgiendo, brotando, lloviendo, sudando, etc., a lo largo de la vida, de las vidas, de las páginas, de las palabras, de las imaginaciones, de los sueños, de las épocas y de las modas...Y su buzón de cartas de amor ha lucido fértil y excelso...

El profe Nico ha propuesto a sus alumnos de 2º de ESO la inmersión en historias de amor literarias, eternas y conmovedoras, tiernas y evocadoras, intensas y arrolladoras, discretas y arrulladoras...

Romeo y Julieta, Cyrano de Bergerac y Roxane, Don Quijote y Dulcinea del Toboso, Don Juan y doña Inés, Calisto y Melibea, Werther y Carlota, Marius Potmercy y Cosette, Anna Karenina y el Conde Vronski, Heathcliff y Catherine, Buttercup y Westley, Elisabeth Bennet y Mr. Darcy, El Cid y doña Jimena, Jane Eyre y el señor Rochester, Tita y Pedro Muzquiz, Dante Alighieri y Beatriz, Arwen y Aragorn, Tristán e Isolda, Bella Swan y Edward Cullen, Katnis Everdeen y Peeta Mellark, Ron Weasley y Hermione Granger, Harry Potter y Ginny Weasley, Hazel Grace Lancaster y Augustus Waters, Jay Gatsby y Daisy Fay Buchanan, Florentino Ariza y Fermina Daza, Ulises y Penélope, Helena y Paris.

Ahí queda eso. ¿Respiramos o suspiramos?











viernes, 2 de noviembre de 2018

MAESE PÉREZ, LA LEYENDA REVIVE EN ITÁLICA

En Santiponce, en el mismo atrio del Santo Centro de Itálica, unas horas antes de la Noche de Todos los Santos, una templada bocanada de misterio se llevó del ángulo oscuro el arpa silenciosa y cubierta de polvo y, en su lugar, una sibilina ráfaga de estrellas confió al rincón la impactante estampa de un lóbrego órgano gótico, tan esdrújulo como fantasmagórico. El sobrecogedor instrumento no cesaba de tronar como poseído por infinitas almas que parecían haber salido de cuantos libros dormían como las notas lo hacían en las cuerdas del arpa rescatada...
¿Sería el alma de Beatriz que, robada del Monte de las Ánimas, quedó prendida en esa biblioteca una Noche de Todos los Santos del año pasado? ¿O habrá sido la de Maese Pérez, que no ha podido evitar regresar para tocar el órgano más majestuoso de cuantos se hayan podido confeccionar?

Las señales del cielo eran inequívocas, tan certeras como la luna. La lluvia y el frío negaban la aparición del fuego. El guardián invisible permanecía a la expectativa...


Y entonces el órgano empezó a esculpir, con un diluvio de talento, una poderosa obra musical. Los relámpagos de las voces del alumnado complicaban la estruendosa algarabía...Y las mortecinas luces parecían no querer acompañar al Maestro. Pero Maese Pérez había vuelto a Sevilla para sellar los labios de los itálicos lectores que, sobrecogidos, renunciaban al latido de sus voces para pulsar el interruptor de sus receptores auditivos y asistir embelesados al último concierto de la criatura becqueriana. Cuentan que el alma de su hija le acompañó...Y que también andaban por allí la Mandadera, Doña Gaspara, el Marqués de Itálica, la Abadesa del Monasterio de San Isidoro del Campo y el Organista de San Isidoro del Campo y San Geroncio…



Cuentan que sucedió en la biblioteca del IES Itálica, unas horas antes de la Noche de Todos los Santos de 2018...Cuentan que, horas más tarde, en plena noche, el fuego redujo a cenizas las ánimas allí congregadas...



De izquierda a derecha: Mandadera, Hija de Maese Pérez, Doña Gaspara, Marqués de Itálica y Organista de San Isidoro del Campo y San Geroncio



 Gótico y estilizado, de piel cartón ha sido confeccionado


 Entonces quise gritar, pero no pude


 Y un fraile desgastado vela por el arte que está apresado


 El fuego rinde plegarias al alma de Maese Pérez


 No temas a ser quemado, pues por la música fuiste salvado


 Ora pro Nobis con candor y sin temor


 La hija de Maese Pérez lamenta la muerte de su padre mientras tocaba el piano


 Entre tanta desdicha parece encontrar una salida


 Y entonces toca, con pavor, la mano de su progenitor


Atónita, no puede dejar de asirla


 Y decide aferrarse a las teclas del amado instrumento de su padre


Y así encuentra alivio a su tormento


 Felices porque vuelven a sonar las diáfanas ondas del órgano

Organista y Marqués sonríen a la vez

 La leyenda revive en Itálica y sus protagonistas, felices, lo celebran

Se elevan las diáfanas ondas de incienso y suena el órgano

El guardián del fuego respira justo detrás de las velas



Toda pena cesa a la par que se degusta un buen manjar 

Las almas más cándidas se tornan gélidas cuando el órgano comienza a sonar

Gótico y esquivo, el órgano más altivo

De izquierda a derecha: Marqués de Itálica, Mandadera, Organista de San Isidoro del Campo y San Geroncio, Hija de Maese Pérez, Doña Gaspara y Abadesa del Monasterio de San Isidoro del Campo.